En el mes que celebra la hispanidad en los Estados Unidos, es un honor para Mujer Latina Today honrar el talento de las autoras Latinoamericanas.   

Salud Ochoa Sánchez  es una premiada periodista y poeta de Chihuahua, México que nos ha permitido compartir  tres poemas  de su libro El Canto de las Brujas”  publicado en marzo 2015.

“El Canto de las Brujas” es un libro que surge de la necesidad de expresar todas aquellas cosas que afectan a las mujeres, los desencantos, los dolores, las traiciones, las alegrías, los triunfos y ¿Por qué no? El amor.canto de brujas

Alguien le preguntó a  Salud si si era una bruja y  esa pregunta despertó su mente a nuevas realidades involucradas en esas tres palabras. ¿Soy? Le pregunté a la nada y en obvio desencanto quedé sin obtener respuesta. La decisión de serlo apareció trepada en mi ventana mostrando sin recato los rudos laberintos que una mujer enfrenta para librar batallas. ¿Soy una bruja? Pregunté de nuevo y la respuesta emergió del alma: Sí. Canto, bailo, abrazo sueños, digo lo que pienso y entiendo que la libertad va más allá de cualquier atadura, nos dice Salud.

“El Canto de las Brujas” y  el libro “Lágrimas de Barro” se pueden conseguir en librerías La Prensa, en Chihuahua, México o bien,  puede comunicarse con Salud Ochoa Sánchez a su  correo: saludochoa@Hotmail.com y directamente se los envía.

Los invito a leer los tres poemas de Salud Ochoa Sánchez de su libro “El Canto de las Brujas”

Historia de una lágrima que no pudo rodar

Tiene trece años

Y el dolor amenaza con romperle el cuerpo.

Hace seis meses que le empezó a crecer la panza

Y ella aún no entiende los porqués.

Intenta descifrar la historia

Pero igual que antes

No sabe lo que pasa con su cuerpo.

Lleva tantos años allí adentro

Que apenas muerde

El recuerdo de su madre.

Sus ojos, se han vuelto pantanosos

Y su vista se pierde en el crepúsculo.

Quizá haya sido el ayuno forzado

Las largas horas de trabajo en el burdel

O la mano siniestra

Que le aprisiona el alma.

Tiene una lágrima escondida

En el ojo izquierdo,

Que se niega a salir

Por temor a equivocar el camino.

¿A dónde iría después de todo?

Si no conoce más que los pasillos

Oscuros de esa casa vieja.

Alguien le dijo que tiene un hijo adentro

Pero al igual que el otro,

Lo sacarán a tiempo

Para venderlo en el mercado.

La lágrima rebelde casi cede entonces

Y se sostiene apenas

En la línea suicida de los párpados fijos.

_________________

Mujeres de ojos grandes y de almas insumisas

Tenía los ojos grandes

Como un par de soles

Que iluminaban su rostro

Y su sonrisa.

Pero las penas los fueron marchitando

De a poquito.

Se les perdió la luz.

En los minutos de dolor

Se les fue el alma;

En las lágrimas nocturnas,

En los desencantos del alba

Y en el adiós de cada invierno.

Ella tenía los ojos grandes

Y miraban recio

Como miran las mujeres fuertes.

Pero a nadie gustó que fuera así

Nadie quiso que saliera del molde

De mujer sumisa

Que mirara la luna y persiguiera sueños.

A nadie  le gustó tampoco que tuviera esperanzas

Que trazara metas y librara luchas.

Nadie quería una Juana de Arco postmoderna

Cuando lo único que hacía falta

Era una matriz apta para tener hijos.

Los “no” se convirtieron en el todo cotidiano

“no vayas”, “no digas”, “no incomodes”,

“no pienses”, “no sientas”

Porque al fin y al cabo eres solo una mujer.

Las dagas de la intolerancia le abrieron la piel más de una vez

Le cortaron las alas, apagaron la luz de sus ojos

Dejando solo un halo oscuro en las órbitas vacías.

Se regodearon creyéndola vencida

Y pisotearon el último rescoldo de dignidad

Que parecía quedar.

La abandonaron todos

Como se abandonan las cosas que no sirven

Pero ninguno supo

Que su alma era más fuerte que todos sus quebrantos.

____________________

Y ¿si sueño?

¿Y si sueño contigo

Y se me resbalan los dedos

Y van buscando tus besos?

¿Y si te vas

En las alas del viento

En el trino de un ave

O en el misterio de un recuerdo?

Si sueño realidades

Si te espero

Si el azul de tus ojos me deslumbra

Y ¿si muero…?

¿Y si miro que llegas

Y te encuentro

Y al pasarte de lado, no te siento?

¿Y si crecen mis alas

Y me arrastra el viento

Y sin pensar me elevo

Al horizonte, al cielo?

¿Y si estuviéramos juntos

En un atardecer, y el sol

Se fuese desgranando

En nuestros cuerpos

Si alguno de nosotros respirara entonces

Y el calor de los rayos

Le quemara por dentro

Y estuviésemos juntos

Ambos, ya muertos?

¿Y si un día de octubre

te miras al espejo

y lo encuentras vacío,

desesperado, viejo?.

¿Y sueñas que me miras

Y renace el recuerdo

Y quieres encontrarme

Y yo ya estoy muy lejos?

Imágenes cortesía de Salud Ochoa Sánchez

Please follow and like us:
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
Pinterest
Pinterest
Google+
Google+
/tres-poemas-de-canto-de-brujas-de-salud/
Instagram
Soundcloud
Flickr
Tumblr