Poema de Víctor García

De las tumbas floridas de Tzintzuntzan*

un amarillo de cirios y flores

y una brea de pino encendida

esparcen aroma, luz e incienso,                                                                                                                       

sinestecia que embriaga

y confunde los sentidos,

rica ofrenda que empalaga                                                                                                             

a las anímas alegres

de nuestros seres queridos.

 

La luna brilla luminosa

en plenitud majestuosa.

rostros plateados de mujeres 

pilares de la cultura

posan serenas y cabizbajas

meditando en la quietud                                                                                              

del silencio de la noche.

 

Rebozos grises y negros

cubren la semblanza de un

pasado simbólico

cobijan cuerpos sombríos

de mujeres fuertes

que yacen postradas

en coloridos petates

en el obscuro y solemne                                                                                                  

frío terruno.

 

La espera es larga

y sereno el ambiente.

En la madrugada

los espíritus de los muertos se guían                                                                                                     

por el colorante sendero del zempaxochitl**

por la luminosidad del ambiente 

por el olor inconfundible de la resina

y por el exquisito manjar de la ofrenda. 

 

 

Al fin el anhelado momento llega

las ánimas de los difuntos                                                                

triunfantes ingresan                                                                                                                   

en las almas de los vivos

covivio de regocijo anual

de vitalidad y aliento

nutrición a la existencia

despojo de la soledad

de entes radiantes hermosos                                                                                                           

inquebrantables seres amorosos

enfrentados a la realidad 

con una sola consigna

sin reposo coptando 

con su misión en la vida.

 

Poema de Víctor García

Noviembre 2, 2000

 

*Tzintzuntzan – Nombre purepecha que significa lugar donde cruzan los colibrís. Centro ceremonial religioso y militar purépecha famoso por la arquitectura de sus yácatas, monumentos edificados, en una de las laderas del lago Pátzcuaro, en el estado de Michoacán, México.

**Flor de mueerto. 

Please follow and like us:
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
Pinterest
Pinterest
Google+
Google+
/noche-de-muertos-en-tzintzuntzan/
Instagram
Soundcloud
Flickr
Tumblr