En su mensaje seminal, el Presidente habló sobre su inminente viaje a Alaska, donde  verá de primera mano los efectos del cambio climático. Los habitantes de Alaska ya están viviendo con los impactos del cambio climático, con glaciales derritiéndose más rápidamente, y temperaturas proyectadas a incrementar entre seis y doce grados al final del siglo. En su mensaje, el Presidente habló sobre maneras en las cuales podemos abordar estos retos, incluyendo abandonando combustibles fósil por fuentes de energías renovables como eólica y solar, un esfuerzo que los Estados Unidos ya está liderando. Y recalcó que aunque nuestra economía todavía tiene que depender de petróleo y gas durante esta transición, deberíamos de depender más en producción doméstica en vez de importar desde países que no tienen los mismos entandares ambientales o de seguridad que los Estados Unidos. El Presidente anticipa su viaje inminente, y prometió que mientras que esté en su cargo, Estados Unidos liderará el mundo para enfrentar la amenaza del cambio climático antes de que sea muy tarde.

Mensaje semanal del Presidente Barack Obama –  La Casa Blanca

29 de agosto de 2015 

Hola a todos. Este lunes, me dirijo a Alaska para una gira de tres días por el estado.

He deseado hacerlo durante mucho tiempo. No sólo porque Alaska es uno de los lugares más hermosos en un país que está lleno de ellos, sino porque tendré varias oportunidades para reunirme con los habitantes de Alaska sobre lo que está pasando en sus vidas. Viajaré por todo el estado, me reuniré con los residentes de Alaska que viven por encima del Círculo Polar Ártico, con los nativos de Alaska y con la gente que se gana su sustento a través de la pesca y el turismo. Y espero aprender mucho.

Una cosa que he aprendido hasta ahora es que muchas de estas conversaciones comienzan con el cambio climático. Y eso es porque en Alaska ya están viviendo con sus efectos. Incendios forestales más frecuentes y extensos. Temporales con oleadas más grandes ya que el hielo del mar se derrite más rápidamente. Entre la erosión costera más rápida del mundo: en algunos lugares, más de tres pies al año.

Los glaciares de Alaska también se están derritiendo más rápidamente, amenazando el turismo y añadiendo al crecimiento de los mares. Y si no hacemos nada, las temperaturas de Alaska se prevé que aumentarán entre seis y doce grados a finales de siglo, cambiando todo tipo de industrias para siempre.

Todo esto es real. Esto les está sucediendo a nuestros conciudadanos en estos momentos. De hecho, el gobernador de Alaska me dijo recientemente que cuatro aldeas están en “peligro inminente” y tienen que ser reubicadas. El crecimiento del nivel del mar ya está comenzando a tragarse una comunidad isleña.

Piensen en eso. Si otro país amenazara con acabar con una ciudad de Estados Unidos, haríamos todo lo posible para protegernos. El cambio climático plantea la misma amenaza, ahora mismo.

Es por eso que una de las cosas que voy a hacer mientras estoy en Alaska es convocar a otras naciones para hacer frente a esta amenaza. Varias naciones del Ártico ya se han comprometido a tomar acción. Desde que Estados Unidos y China trabajaron juntos para establecer ambiciosos objetivos climáticos el año pasado, predicando con el ejemplo, muchos de los mayores emisores del mundo han presentado sus propios nuevos planes climáticos. Y eso es una buena señal ya que nos acercamos a las negociaciones climáticas globales de este mes de diciembre en París.

Ahora, una de las maneras en que está liderando Estados Unidos es abandonando fuentes de energía sucia que amenazan nuestra salud y nuestro medio ambiente, por fuentes de energía limpia y renovable como la eólica y la solar. Y Alaska tiene los recursos naturales para ser un líder mundial en este esfuerzo.

Pero aunque aceleramos esta transición, nuestra economía aún tiene que depender del petróleo y del gas. Mientras que ese sea el caso, creo que debemos confiar más en la producción nacional que en las importaciones extranjeras, y debemos exigir los más altos estándares de seguridad -la nuestra. Aun así, sé que hay personas que viven en Estados Unidos que están preocupadas porque las compañías petroleras realizan perforaciones en aguas ambientalmente sensibles. Algunos también están preocupados con la decisión de mi administración de aprobar la solicitud de Shell de perforar un pozo frente a la costa de Alaska, usando contratos de arrendamiento que compraron antes de que yo ocupara el cargo. Y comparto las preocupaciones de la gente sobre la perforación en alta mar. Recuerdo demasiado bien el derrame de BP en el Golfo de México.

Es por eso precisamente que mi administración ha trabajado para asegurarse de que la exploración de petróleo realizada bajo estos contratos de arrendamiento se realice con la mayor seguridad posible, con los requisitos específicamente adaptados a los riesgos de la perforación en Alaska. Nosotros no concedemos permisos a la ligera. Hemos dejado claro que Shell tiene que cumplir con nuestros altos estándares en la forma en que realizan sus operaciones. Eso ha retrasado y limitado la exploración de Shell en Alaska. Pero la seguridad ha sido y seguirá siendo la principal prioridad de mi administración cuando se trata de la exploración de petróleo y gas frente a las preciadas costas de Estados Unidos.

Por lo tanto espero hablar con los habitantes de Alaska sobre cómo podemos trabajar juntos para hacer de Estados Unidos el líder mundial en materia del cambio climático. Y vamos a ofrecer formas únicas y atractivas para que me acompañen en este viaje toda la semana en WhiteHouse.gov/Alaska. Porque lo que está sucediendo en Alaska nos está sucediendo a todos. Es nuestra llamada de atención. Y mientras yo sea Presidente, Estados Unidos liderará al mundo para enfrentar la amenaza del cambio climático antes de que sea demasiado tarde.

Gracias y que pasen un buen fin de semana.

 

Please follow and like us:
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
Pinterest
Pinterest
Google+
Google+
/enfrentando-la-amenaza-global-del-cambio-climatico/
Instagram
Soundcloud
Flickr
Tumblr