El JUEVES 25 de febrero del 2016 en nuestro programa Speak-Up Latina en VIVO ‎en Periscope‬  tuvimos como invitada a una mujer muy preparada y eficiente en su empleo, pero que se siente estancada, poco valorada y que ve cómo otros compañeros de trabajo son promovidos y ella no.

¿Será que su condición de ser mujer y Latina es la causa que impide su ascenso laboral? 

Les invito a ver el video donde leemos su Decálogo para ti Mujer Latina y también a leer su carta completa.

Esta es mi historia:

Hola,

Tengo casi dos décadas de experiencia laboral, he trabajado en varios países, me he involucrado con varias organizaciones hispanas, y tengo hijos e hijas en edades escolares. Tengo dos buenos títulos universitarios alcanzados con esmero y dedicación.  Sin embargo, llevo años sin una promoción y mi historia parece repetirse, una y otra vez pero más aun con nosotras. Nosotras, como a veces nos llaman las mujeres de color. Quiero aclarar que en mi carta utilizo la palabra Negra, para referirme con respeto a las valientes y queridas mujeres de color de piel negra que han compartido conmigo sus momentos y vivencias y el honor de oirme. Este término al igual que latino/hispano están pasando por grandes discusiones y ese no es el enfoque de mi carta.

Esta es mi historia:

Diversidad:

Muchas empresas, instituciones y organizaciones hablan de diversidad. Pero,  ¿que es diversidad?

En todos estos años solo he visto que realmente el concepto de diversidad es más de una persona en el mismo espacio físico. Ahora, aun cuando muchos claman diversidad, mi experiencia es que la diversidad es simplemente que cuentes en los números del departamento o la institución o la organización a la que pertenezcas. Eso no significa que puedas tener voz! Tampoco significa que puedas expresarte libremente.

Te cuento una vivencia: En una ocasión estaba en una reunión, donde el 90% eran hombres, las ideas brincaban sin ningún orden, era un caos un tanto ineficiente.

Me levante de la mesa, tome el marcador y empecé a guiar la discusión y buscar acciones. 

La reunión había mejorado considerablemente desde mi punto de vista. Al final de la reunión, uno de los hombres me pidió que transcribiera las notas bien capturadas que había hecho. Esto puede que suene trivial, pero no lo fue. Había personal administrativo que se podía encargar de esa tarea de poco valor añadido para mí. Uno de los hombres de la audiencia, muy sutilmente asintió con su cabeza sin que los demás pudieran leer su rostro, cuando sugerí que el personal administrativo hiciera la labor.

En otra ocasión, una mujer musulmana era frecuentemente acosada por su gerente quien tenía la misma posición que yo. Constantemente le reprochaba su olor, que sinceramente no se sentía. Simplemente le decía que olía a curry.

En una ocasión, en frente de mi se quejó que ella iba a rezar, y en tono burlesco le dijo: y ¿cuándo vas a trabajar?  lo único que haces es rezar. Sutilmente la defendí, la abrace al ver sus hombros reducirse y la acompañe dos pasos para que fuera a rezar.

Obviamente, era un caso de llevar a recursos humanos.

En fin, un par de los hombres crearon una historia acerca de ella diciendo que ella tenía bajo desempeño; esta ruta parece siempre ser la salida para justificar las discrepancias.  Al final, yo también sufrí las consecuencias de esto. Los dos hombres se unieron con otros dos, y trataron de justificar que yo tenía bajo desempeño unos meses después. A dios gracias, una mujer me alerto y la situación escalo aún más y se resolvió. Pero de nuevo, las organizaciones no olvidan.

Diversidad es un concepto vago, deberíamos es hablar de inclusión e igualdad.

Enciende una esperanza:

Muchas son las personas que he ayudado durante mucho tiempo y eso me hace feliz. He sido mentora sin importar el color, he orientado blancas, negras, hispanas, de color, hombres, mi propio esposo, mis hijas, en fin muchas personas.

Las mujeres negras me han causado un gran impacto.

  • En una oportunidad una de ellas, era presa de una opresión suave e intensa, casi imperceptible pero latente: al preguntarle porque aguantaba eso, ella respondió: siempre me han tratado así, es parte de lo que tienes que acostumbrarte cuando eres negra.
  • En otra ocasión, una mujer blanca cuyo jefe era blanco le había impuesto limitaciones a sus metas. Le decía, que ella aspiraba mucho. Ella soporto el abuso de su gerente menos tiempo que la señora negra.
  • En otra ocasión, una mujer hispana necesitaba bastante ayuda. Ella usaba maquillaje y tacones, y su grado era técnico. Sin embargo, ella llevaba sus botas de punta de acero debajo del escritorio, y cuando el trabajo lo requería se las ponía. Más aun, varios de los comentarios que recibió fueron: como vas a ser capaz de hacer tu trabajo eficientemente?  (insinuando la conexión con su estilo).  Las mismas mujeres de su departamento la criticaban fuertemente, la excluían.

Todas estas historias y las mías propias han tenido algo en común: muy pocas personas tienen la verdadera voluntad de darte una mano aun en momentos difíciles, es un camino solitario.

Mi experiencia también dice que es más factible que te de la mano un hombre que una mujer. Y hasta los momentos, dentro del ámbito laboral con la excepción de una sola mujer hispana que me informo de la discusión de los 4 hombres mencionados anteriormente, no he contado con el apoyo de ninguna mujer hispana, por el contrario… son ellas las que más duro me han tratado.

Aunque esto me ha dolido, he convertido cada dolor y cada lágrima en una gota de esperanza. Me he dedicado a ayudar a una persona más cada vez que algo así me sucede.

Mi juego más que victoria, ha sido la de seguir lo que considero correcto: crear un ambiente mucho más justo para todos y que cuando mis hijas estén en edades de laborar, su camino sea más sencillo que el de esta mujer inmigrante.

Double Jeopardy: Muchas veces he oído el concepto de suicidio laboral. Por ejemplo, si tuviera el suficiente coraje de dar mi nombre… eso significaría un suicidio laboral.

Esto lo he visto en repetidas oportunidades, igual que el de las organizaciones tienen memoria. Se supone que en este ámbito, cuando eres juzgado por un evento… ese evento no debería contarse en el siguiente ciclo de evaluación.

  • En una ocasión, había una mujer en el último número de su evaluación. Ese año, su padre había sufrido un infarto… ella había corrido a estar con él. Se ausento por unos días y pidió vacaciones el resto. La dramática percepción fue inmediatamente que ella estaría distraída por el hecho y su desempeño se afectaría. Cuando yo empecé a trabajar con ella, mi evaluación por el contrario demostraba que era una de las más capacitadas para ese rol. Tenía dos pequeños problemas y ella no lo sabía, nadie le había corregido antes. El primero es que de vez en cuando sus comentarios eran un poco muy honestos y el segundo problema es que era muy inteligente, de este último hablare luego. El cuento fue que al año siguiente cuando las evaluaciones vinieron, querían volver a darle el mismo bajo desempeño. Fue allí, cuando entre en periodo de negociación intenso en su defensa. No era posible siendo una de las más capaces que estuviera siendo sometida a eso. Los hombres del departamento por el contrario fueron subiendo uno a uno, era un club de muchachos.

Al final, el que era mi jefe asintió que el de más arriba (hombre también) se empeñaba en mantenerla bajo el azote. Igual, no podía permitir tal injusticia y sentía que era mi responsabilidad como su gerente. Al final, lo logre pero sin embargo no subieron su salario significativamente.

No demuestres (siempre) (ser) (tan) inteligente:

Tengo un tono de voz fuerte y clara, no titubeo y por supuesto tengo bastante pasión.

Una de mis mayores cualidades es mi capacidad analítica de conectar muchos factores al mismo tiempo y siempre busco la raíz de las conexiones. Laboralmente, me he destacado por las ideas únicas que he producido. Soy una inventora nata y descifro los problemas con facilidad. Cuando quiero entender un problema técnico, de nuevo desarrollo rápidamente un alto nivel de conocimiento y me manejo entre lo abstracto y lo tangible fácilmente. Después de casi dos décadas y de mirar hacia atrás y ver cada una de las contribuciones que he hecho, me doy cuenta que he sido muy inteligente y muchos le temen a eso. Le temen a una mujer inteligente que hable claro y que traiga ideas transformadoras e innovadoras.

Especialmente en los últimos 10 años, varios de mis superiores me han prohibido mostrar data que ha demostrado estar en contra de lanzamiento de iniciativas. En una ocasión, no una sino dos superiores me lo prohibieron.

Me siento en paz conmigo misma, porque no mentí nunca, yo les entregue la data y la información completa. Pocos años más tarde las iniciativas demostraban ser un desastre.  En otra ocasión, parte de la data había sido presentada hasta nivel de una VP… pero solo parte de la data… Simplemente la idea de discutir una información que demuestra decir algo diferente o contraria a los intereses personales de otro individuo, a veces se torna en un grave pecado. Yo he actuado con grandes principios, valores de honestidad y una gran ética, eso me satisface.

Vida privada y vida laboral: Tengo hijos e hijas. Los amo infinitamente, les enseño valores y principios correctos, les dedico tiempo de calidad. Y por ello, siempre trato de hacer lo correcto.

En mi oficina tenía unas cuantas fotos de mis hijos, primero me hice profesional con dos títulos y luego me hice madre. Sin embargo,  la percepción de ser madre y querer y amar a tus hijos puede llegar a interferir con la percepción de tu desempeño. Así me lo hizo saber uno de mis jefes anteriores, que por cierto fue bien torpe al dejar salir esto en una conversación con superiores. Nunca dejare de ser profesional a tiempo completo, y menos aún dejare de ser madre a tiempo completo. Sin embargo, elimine todas las fotos de mis hijos de mi oficina y me reservo cualquier comentario personal para  mí.

Siempre recuerdo las innumerables noches mientras atendía llamadas de trabajo a media noche y amamantaba a mi bebe.

En otra oportunidad, socializaba con un grupo común con una de mis jefes anteriores, en cada una de esas reuniones oía como aspectos personales privados de empleados eran compartidos en ámbito social con personas que ni siquiera trabajaban para la empresa. Detalles personales, desde problemas económicos, maritales, extramaritales, problemas mentales de individuos que eran mis colegas.

El silencio de mi parte o el moverme de grupito ayudaba pero era constante al final me aleje pues no lo considere productivo y no quise ser asociada con ese tipo de conducta.

Cuando empecé a separarme, comencé a notar que entonces cada reunión en la oficina comenzaba con un chisme. No me unía al chisme, pero notaba su descontento. Sentía que si hacia eso conmigo, pues hablaría detrás de mí también. Es una de las gerentes más toxicas que me ha tocado, una de las más DES-honestas, así es delante de la gerencia muestra honestidad pero acribilla a su personal de la forma más deshonesta; es una con altos volúmenes de rotación de personal, sin embargo es mi percepción que la empresa la valora. Por eso, se prudente con lo que compartes a nivel personal.

El techo de cristal:

Mucho oímos que algunas personas pueden alcanzar un techo de cristal. Este techo puede ser desarrollado por simplemente hacer lo correcto. No he fallado ni a mi empresa, ni a las organizaciones a las que he pertenecido.

Me he separado de ellas cuando veo que su misión se desvía y cuando existe alguna discrepancia entre su objetivo y la misión que se profesa. Hacer lo correcto, es lo CORRECTO… pero muchas veces tienes el riesgo de desarrollar un techo de cristal.  A lo largo del tiempo he visto a muchas personas ser promovidas, el proceso es subjetivo… he visto promociones merecidas y otras que dan vergüenza.

Al final del día, las promociones quedaran atrás, pero tus decisiones y valores y principios perduraran. Yo tengo un techo de cristal, pues he decidido decorarlo y embellecerlo.

En más de una ocasión me he sentido invisible y me han considerado invisible.

Hace poco trabajaba con una mujer blanca encargada de un determinado grupo, nos habíamos reunido días antes con un grupo externo. Acordamos que compartiríamos sumarios de la reunión asegurándonos que las notas fueran exactas, concretas y produjeran acción. Recibí sus notas antes de yo enviarle las mías, estas eran escuetas. Más me interesaba que las notas salieran claras, precisas y en eso me enfoque. Rápidamente me senté esa noche, tarde en mi computadora y capture algo preciso;  escribí los puntos más importante de aquella reunión. Le sugerí que hiciéramos un par de diapositivas y las revisáramos en función a mi correo electrónico. Pues bien, llego el día de la reunión para mi sorpresa las diapositivas contenían palabra por palabra lo que yo había escrito. Hubiese sentido cortés que al menos mi nombre hubiese estado al lado del suyo.  Por el alcance del programa me alegro que la información fuera precisa, pero hubiese apreciado el compartirlo. No son solamente las palabras, son las ideas, es la estrategia planteada detrás de esas palabras que considero “nuestras” no de ella. Ella presento y el mensaje fue recibido con perfecta receptividad.

En otra oportunidad una amiga negra me escribía que ella era invitada a las reuniones de proyectos, le pedían su opinión pero se sentía invisible, sentía que sus ideas no eran recibidas a excepción de cuando los demás le pedían su punto de vista. Es decir, cuando le permitían hablar o necesitaban soluciones que ella produciría.

Desempeño y vende tu desempeño:

Es días pasados una colega hispana se me acercaba y me decía, tú tienes credibilidad en tu trabajo, nadie duda de tu trabajo. A los otros días, se me acercaba un colega con el que tenía unos cuantos meses que no coincidíamos en iniciativas, y me decía: estoy seguro que debes estar moviendo todas tus iniciativas hacia adelante, porque así eres… Y si, mis iniciativas progresan, y tomo decisiones, no sufro de parálisis de proyectos.. yo no… siento que las personas que vienen a mis reuniones de trabajo o proyectos, la mayoría quieren estar allí conmigo, eso me satisface.

Es decir, tanto a nivel de contribuciones personales como a nivel de equipo, mi desempeño es muy bueno. Un suplidor me contacto hace unas semanas atrás y me decía, alguna vez alguien te ha dicho lo buena (profesional) que eres?

Varias empleadas junior  se me acercan para que les guie, aun fuera de mi grupo de trabajo. Los principios son los mismos, son principios básicos para ayudar a otro: se buen oyente, demuestra con hechos empatía, utiliza técnicas de solución de problemas, no puedes ayudar a quien no quiere ayudarse, muestra las opciones, pero cada quien debe caminar su camino… presta tu mano y siempre esta allí en caso de alguna caída. Lo mismo aplica para mi, tengo mis mentores y mentoras… y a lo largo del tiempo unos han sido mejores que otros, pero a todos les agradezco. Reconozco, que durante mi carrera me he enfocado mas en hacer buen trabajo y dejar que mi trabajo hable por mi, mas que verderme o vender una imagen que no soy o de socializar por interés, por una promoción. Es decir, nunca he vendido mi integridad, EN NINGUNO de los aspectos que te puedas imaginar… asi es… hasta eso he oído

Plagio de ideas:

No me alcanzan los dedos de mi cuerpo para enumerar las veces que mis ideas han sido plagiadas.

En una ocasión, uno de mis jefes vino a hablar conmigo, estaba disgustado y se lo agradezco. Su jefe le había pedido que el desarrollo que yo tenia en manos, él lo necesitaba para proteger una idea intelectualmente para otro colega, y asi poder justificar su promoción. En otra oportunidad trabajaba con una persona de alto rango, le explicaba varios análisis en base a ciertas teorías, ella hizo un alto y precipitadamente e inquisitivamente me pregunto: como llegaste hasta este investigador?

En otra oportunidad diseñe un estudio súper único, demostrando planes de ofensa que fueron bien efectivos. Pues bien, después que demostré el concepto original y su efectividad, por orden de superiores el proyecto fue elevado a personas de más alto rango.

El problema no es compartir el trabajo, crear hipótesis, crear planes y hacerlo… el problema es que una vez que demuestras que es efectivo, te lo quitan y no comparten los méritos con el creador. Es imprescindible trabajar con alguien que realmente te apoya, no con palabras pero con hechos.

Es tu decisión, no te quejes:

Estoy descontenta con mi estado actual, es cierto. Pero reconozco que soy responsable de esto por las siguientes razones:

  1. Aún estoy aquí, así que si aún sigo aquí, es porque yo misma lo estoy tolerando. Pero mientras aquí siga… escogeré continuar contribuyendo, siendo piedra de cambio, haciéndome oir aunque me sienta y a veces sea invisible, aun con miedo, y en un camino solitario. Manteniendo mis pensamientos libres.
  2. Siempre tengo la opción de renunciar, y si lo he considerado, lo considero y lo considerare. Siempre es una opción. Renunciar en este caso no es rendirme, por el contrario… es revalorizarme, es ir a crear, a innovar, a transformar con quien me valore más. Después de todo si no me valoro yo, quien?
  3. Aún hay muchas personas aquí con las que siento una obligación moral y quiero ayudar.

Por estas razones aún estoy aquí. Para finalizar te dejo una recolección de recomendaciones en base a esta… quizá mi primera carta…

Mi decálogo para ti mujer latina:

  1. Practica la inclusión: invita a tu mesa a aquel que veas que lo necesita. Aprenderás el concepto de la empatía y te conectaras mejor.
  2. Comparte tu luz, al encender una velita solo crearas más luz en un cuarto no más oscuridad. Ayuda a otra mujer de color!
  3. Ten coraje para tender la mano cuando veas a alguien en apuros, el ayudar a otros te enseñara un mundo de poder infinito.
  4. No digas todo lo que sabes, documéntalo primero y luego comparte tus conocimientos con los demás, busca aliados de ideas. Al ensenar a los demás, se sentirán menos amenazados por ti! Mujer Latina!
  5. Mantén tu vida privada, privada y tu vida laboral en la oficina.
  6. La mayor honestidad se demuestra con hechos. Las palabras se las lleva el viento. Recalibra tu brújula, para discernir cuando te hablan con la verdad.
  7. Aprende, celebra cada victoria, cada batalla, cada derrota, cada persona toxica que hayas tenido como gerente, cada persona que te haya ayudado… cada una te ensenara algo diferente… al final, todo te llevara a lo mismo: desarrollaras RESISTENCIA (resilience).
  8. Se agradecida, cada persona que te dedica un minuto, una hora, el tiempo que sea te están dando un gran regalo, toma el tiempo para reconocerlos también.
  9. Se proactiva, pide ayuda cuando lo necesites y abierta al cambio. Tu futuro está en tus manos.
  10. Mujer Latina, Solo di cosas buenas de ti. VALORATE! Y quiérete! Eres tu mejor aliada!

Aunque mi rostro y mi nombre aun sienten miedo de gritar a los cuatro vientos quien soy, mis ideas son libres… tan libres como cielo, sin límites. Vine a este país a ser libre y libre seré. Este mensaje no puede esperar, porque sé que soy yo, eres tú y es ella.

Gracias Lorena por compartir tu espacio conmigo y por oírme.

Latina Corporativa

*MujerLatinaToday.com sólo se hace responsable de los contenidos propios y en ningún caso de lo aparecido en otras páginas webs enlazadas desde este sitio, vínculos cuyo fin último es la esencia de Internet: el hipertenso.

MujerLatinaToday.com no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones presentadas en SPEAK-UP LATINA / LATINA HABLA.  

Las opiniones siempre serán bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.

Please follow and like us:
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
Pinterest
Pinterest
Google+
Google+
/el-decalogo-de-una-latina-corporativa/
Instagram
Soundcloud
Flickr
Tumblr